Aprende a enfriar el coche rápidamente

En pleno verano, después de varias horas al sol, nuestro coche se puede convertir en un auténtico horno. Cuando esto ocurre, nos cuesta hasta subirnos a nuestro vehículo para seguir con nuestro viaje y pensamos en soluciones rápidas para enfriar el coche rápidamente.

La opción que la mayoría de nosotros llevamos a cabo para solucionar este problema consiste en bajar las ventanillas y esperar a que el vehículo baje un poco su temperatura. También en conectar el aire acondicionado a la máxima potencia mientras esperamos fuera del coche.

Enfriar el coche rápidamente

Si no disponemos de ese tiempo podemos enfriar el interior del vehículo en movimiento, abriendo las ventanillas un poco durante los primeros minutos mientras encendemos el aire acondicionado o climatizador. De este modo conseguimos que el aire caliente que llenaba el habitáculo se “escape” por el hueco dejado al ser más ligero que el frío proveniente del climatizador.

Sin embargo, hoy nos centraremos en una ingeniosa técnico que asegura es capaz de descender hasta en 10 grados la temperatura interior de nuestro coche en un minuto. Y además, se puede realizar con el motor apagado.

La técnica consiste en bajar del todo una de las ventanillas del coche (supongamos la del conductor) y abrir y cerrar con energía la puerta del lado opuesto (en este caso la del copiloto). La explicación radica en el efecto de presión – depresión generado por el movimiento de la puerta, que provoca una fuerte corriente de succión dentro del habitáculo de nuestro vehículo. Conseguimos de este modo que al aire caliente salga por la puerta y se sustituya por aire fresco que llega desde la ventanilla abierta.

Es evidente que si tenemos nuestro coche aparcado al sol a 40º por mucho que realicemos este movimiento el aire que entra no será especialmente fresco pero si conseguirá rebajar de manera importante la temperatura. Cuando hayamos conseguido que los primeros minutos en movimiento no sean un infierno para todos los ocupantes, podremos recurrir a lo antes explicado poniendo en marcha el climatizador y bajando ligeramente las ventanillas.

Una vez alcanzada una temperatura agradable, subiremos las ventanillas para ser más eficientes energéticamente.