Cómo acabar con el ruido del limpiaparabrisas

Quizás pasen desapercibidos pero, en función de dónde vivamos y la estación del año, puede que los limpiaparabrisas sean uno de los elementos que más utilices de tu coche. Y cuando pensamos en un limpiaparabrisas pensamos inevitablemente en ese molesto y estridente chirrido que, en ocasiones, emiten al moverse por el cristal.

Cómo acabar con el ruido del limpiaparabrisas

Por norma general, ese desagradable ruido se emite cuando ponemos en marcha el limpiaparabrisas sin estar del todo mojada la luna. La goma del “limpia” hace fricción con el cristal y emite ese sonido. Esto pasa si nos impacientamos ante las primeras gotas de lluvia y también cuando llevamos tiempo sin utilizarla. Sin embargo, si sigue sonando cuando el cristal está húmedo o lleva unos minutos en funcionamiento hay que buscar otros motivos.

Lo más habitual en estos casos es que el limpiaparabrisas esté mal colocado. Si acabas de cambiarlos y compruebas que empiezan a sonar puedes estar seguro de que ese es el motivo. ¿Y cómo te aseguras de que el motivo es ese? Deja los limpiaparabrisas en posición ascendente (quitando el contacto) y observa si los brazos móviles están bien colocados y no hay nada que pueda provocar el sonido al moverse sobre la luna.

Si tus limpias están bien puestos y ya llevan tiempo colocado, es muy probable que el motivo se deba a un excesivo desgaste de las gomas. Ten en cuenta que en la revisión de la ITV su mal estado puede ser considerado defecto grave ya que se reduce su capacidad para evacuar agua comprometiendo tu seguridad y la de los demás conductores.

Por último y menos probable, puede ser que tu luna tenga algún resto que provoque ese tipo de sonido. Para asegurarnos de que no es así no te olvides de limpiarlo en profundidad.

Un mantenimiento del limpiaparabrisas con acciones sencillas como limpiar las escobillas, recargar el líquido con regularidad y sustituirlos aproximadamente una vez al año es importante para asegurar su perfecto funcionamiento.