Consejos para cuidar el motor de tu coche

Mantener el motor de nuestro coche en perfecto estado, es uno de los objetivos de todos los que amamos nuestro vehículo.

Consejos para cuidar el motor de tu coche

Para ello, aquí traemos una serie de consejos para cuidar el motor de tu coche:

  • Controla los niveles: hablamos en este caso de llevar el control de los niveles del refrigerante, líquido de frenos y aceite, cuidando que estén en los valores adecuados. Un método para que no se nos olvide es realizar este chequeo cuando repostemos.
  • Realiza el mantenimiento preventivo indicado por el fabricante: para conservar la garantía, y asegurarte que a la revisión la realice personal especializado, es recomendable que lleves tu vehículo a las concesionarias oficiales. Estas revisiones incluyen el control de aceite, mangueras, correas, etc.
  • Cambia los filtros de combustible y aire con regularidad: el de combustible protege al motor de sedimentos dañinos por lo que su cambio hace que el combustible fluya de manera más limpia al motor.
  • Pon atención a los indicadores: el tablero del coche muestra advertencias a modo de luces o incluso sonidos. En ocasiones puede que ni siquiera sepamos qué está fallando. Ante cualquier duda, lleva tu coche al Servicio Oficial más cercano.
  • Revisa que no haya pérdidas de líquido:  si al mover el coche nos encontramos con líquidos en el suelo, debemos fijarnos en si las mangueras están desgastadas o directamente rotas.
  • Reposta con más frecuencia: no esperes a que el depósito esté al mínimo ya que los sedimentos propios del combustible se acumulan al fondo. De este modo, si conducimos con el depósito vacío estaremos introduciendo esos sedimentos en el motor ya que el filtro no podrá detenerlos todos.
  • Conduce de manera eficiente: el motor funciona mejor cuando se conduce con un ritmo constante, evitando los continuos acelerones y frenazos.
  • Elige un combustible adecuado para tu vehículo: ahorrar un poco en el repostaje sacrificando la calidad puede suponernos un mayor gasto a la larga.